MasCupon: ahorrar en tecnología con códigos descuento

Esta semana que estamos conociendo todas las novedades del Mobile World Congress 17, seguro que te pasa como a mí y quieres comprártelas todas. Sin embargo, el mundo de la tecnología de última generación es bastante más caro de lo que a los fans nos gustaría. Por eso hoy quiero presentaros MasCupon una plataforma web que nos permite ahorrar en tecnología con códigos descuento.
Los códigos descuento son algo que no se utiliza mucho en nuestro país, sin embargo, son muy útiles, ya que nos permiten reducir el precio de nuestras compras fácilmente.
En el Mobile World Congress de 2016 conocí a unas periodistas de Estados Unidos, que poco a poco intentaban sacar adelante su blog de tecnología, pero por el momento no habían tenido mucha suerte. Ellas mismas compraban los artículos de los que hacían las reviews. A mí me extrañó que gastasen tanto dinero y entonces me hablaron de los códigos descuento.
Cuando volví a casa me puse a investigar si existían plataformas así en España y encontré MasCupon, una startup 100% española que ofrece códigos descuento y ofertas en su página web.

MasCupon

Con MasCupon es muy fácil ahorrar en tecnología con códigos descuento, ya que no tienes ni que registrarte. Aunque yo estoy registrada para recibir por email las mejores ofertas cada semana.
Os voy a explicar un poco como funciona la web de MasCupon para que vosotros también podáis ahorrar en tecnología con códigos descuento. En primer lugar, tenemos que diferenciar entre ofertas y códigos descuento. En la web de MasCupon, las ofertas son rojas y te llevan directamente a la parte de la tienda donde está la promoción. Los códigos descuento son azules y tienen otro proceso de utilización.
Para utilizar un código descuento, tendrás que pinchar en “Ver código”, se abrirá una ventana en la que aparecerá un código alfanumérico que deberá copiar. Posteriormente, vas a la tienda y una vez que hayas añadido tus productos a la cesta, pega el código en el apartado que pregunta si tienes códigos descuento y verás como se reduce el precio de tu compra.

Ver código descuento

De esta manera tan sencilla podrás ahorrar en tecnología con códigos descuento y ofertas en MasCupon. Y eso no es todo, porque como sé que también me leéis desde fuera de España, esta empresa tiene disponible MaisCupão Portugal, MasCupon México y MasCupon Argentina para encontrar descuentos en estos países.
Encontrarás los cupones y las ofertas ordenados de diferentes maneras. Puede buscar directamente la tienda o producto que necesitas en la barra de búsqueda. También puedes consultar los cupones que eligen como los 20 mejores en su “Top cupones”. O si lo prefieres, usar sus categorías que ordenan los cupones por temática.
No te podrás quejar de variedad de códigos descuento ni de la sencillez de su web. A mí me ha ayudado bastante a ahorrar en mis últimas compras en tecnología. Por ejemplo, hace menos de un mes me encapriché de una smartband de Xiaomi y la encontré por la mitad de precio gracias a MasCupon.
¿Qué os parece ahorrar en tecnología con códigos descuento? ¿Conocéis otras formas tan efectivas para ahorrar? Espero vuestros comentarios.

Deja que el espejo se pruebe la ropa por ti

Esencialmente, la función de un probador inteligente es la siguiente: cuando un cliente accede al espacio, el espejo reconoce automáticamente las prendas elegidas a través del chip RFID que incluyen. Los RFID, por cierto, son esas etiquetas autoadhesivas con tecnología de radiofrecuencia que nos recortan al salir de la tienda, una versión mejorada del clásico código de barras. Desde la pantalla, mediante una interfaz táctil, podemos buscar los diferentes modelos de cada prenda: tallas, gramaje, color, incluso complementos adicionales sugeridos que combinen. Además, cuando el sistema no está siendo usado, o bien hace la función de un espejo normal o muestra una galería de vídeos y fotos, sirviendo como apoyo visual y documental.

Un probador inteligente se compone varios progresos tecnológicos. Toda revolución comienza con una chispa. En 2010 la fundación CETEMMSA (Mataró-Maresme), actualmente integrada dentro del colectivo proveedor de tecnología industrial Eurecat, popularizó en España en concepto Tienda Inteligente. Incorporaba a cada prenda una etiqueta reprogramable controlada por RFID. Con esto se centraliza el inventario: no hace falta abrir cajas y comprobar tallaje ni desactivar alarmas manualmente. Todo el stock se gestiona digitalmente y se asocia en estanterías inteligentes(smart shelves).

Por otro lado, esta herramienta facilitaba las cosas no sólo al dependiente, sino también al cliente: el chip era detectado por el sistema y desde una pantalla táctil colocada dentro del probador se mostraba un modelo virtual vistiendo la prenda elegida. Así se permitía realizar combinaciones con el stock disponible de la tienda sin tener que andar solicitando al comercial cada prenda. Algo similar a lo que ya ofrecían tiendas online como La Redoute pero en vivo, desde el mismo local.

Septiembre de 2012. Plaza Tokyu, en Omotesando, Japón. El equipo Urban Research instala un sistema tryvertising: un probador de ropa virtual de 7 metros cuadrados. El espacio se componía de una pantalla LCD táctil de 60 pulgadas, un iPad, y un sistema Kinect de Microsoft con software para escanear el cuerpo de cada usuario. Mediante tecnología 3D de realidad aumentada, nuestro contorno era detectado y podíamos posar luciendo las prendas virtuales para después hacernos una foto en el iPad y guardarlas o compartirlas. Además, podíamos completar la compra online: simplemente añadir el producto a la cesta y utilizar el código QR que imprimía la máquina para finalizar el proceso.

Un año después, eBay dio a conocer su Retail Associate Platform, un software basado en tablet con el que se asoció a marcas como DSW, Nine West o Aéropostale. Dicha plataforma permitía a los establecimientos ver qué mercancía recibía más atención del cliente pero aún no había comprado: una suerte de historial en línea para estudiar hábitos. También posibilitaba a los minoristas enviar recomendaciones personalizadas relacionadas con dicha actividad, generar informes de rendimiento en almacén, inventario y obtener un perfil claro sobre las líneas que mejor acogida reciben.

David Geisinger, jefe de estrategia de comercio en eBay decía a propósito de su nueva plataforma: «Las tiendas físicas no van a desaparecer: sin esta tecnología, los minoristas simplemente se quedará atrás»

Todas estas alternativas convergen en una misma conclusión: los probadores inteligentes. Polo Ralph Lauren implementó en su establecimiento de la Quinta Avenida su Oak Fitting Room, su propia versión del probador inteligente con varias configuraciones, como la opción de traducir el contenido a 5 idiomas. Y justo antes del pasado Black Friday, Zara debutó con sus primeros Probadores Inteligentes en su tienda del mercado de San Martín, en San Sebastián, uno de los establecimientos de más grandes del mundo, con 4.600 metros cuadrados. Desde minoristas de moda y complementos como Rebecca Minkoff a especialistas en cosmética como Kohl, el probador es ahora un núcleo tecnológico.

El futuro de los smartwatches: ¿son necesarios? ¿van a sobrevivir?

El futuro de los smartwatches pasa por un enfoque “menos es más”. Hay muchas voces críticas que dicen que son un gadget innecesario. En este artículo intentaremos analizar el futuro de los smartwatches.
Una de las muchas víctimas de 2016 fue Pebble – el primer smartwatch “mainstream”, si existe tal categoría. Para muchos de nosotros que vivimos y respiramos la tecnología móvil, el Pebble original era un dispositivo revelador – una computadora pequeña, relativamente elegante y usable que nos liberaba de la comprobación del teléfono móvil.

Smartwatch del futuro

Así como el correo electrónico en el bolsillo fue el concepto que empujó a los primeros teléfonos inteligentes, las notificaciones en la muñeca, se pensaba que generaría una nueva necesidad. Tal fue el impacto de ese smartwatch que más de 1 millón de unidades se vendieron en sus primeros 18 meses.
El Pebble original era grande debido a su simplicidad – una calidad smartwatches modernos han olvidado completamente. Hizo pocas cosas, pero las hizo bien. Sin embargo, parece que la industria en general, viendo la trayectoria que los smartphones habían tomado, quería desarrollar smartwatches en la misma línea – más poder de computación, pantallas más grandes y mejores, más funcionalidad.
En el inicio de 2017, es obvio que ese enfoque ha fracasado – los consumidores no quieren smartwatches en la forma en que hoy existen. Eso se refleja en el estado de Android Wear que no ha recibido una actualización significativa en más de un año. Incluso Motorola, fabricante del sumamente elogiado Moto 360, está saliendo del juego de los smartwatches.

Smartwatch LG

Sin embargo, Google continúa desarrollando Android Wear en esas líneas impopulares. En Wear 2.0, habrá una tienda de aplicaciones basada en relojes, un pequeño teclado y una rueda gigante de aplicaciones para desplazarse. Lo que sugiere que en el futuro de los smartwatches Android seguirán persiguiendo a los teléfonos de hoy en términos de funcionalidad.
La gente no quiere botones minúsculos y texto apenas legible. No quieren garabatear mensajes de texto en un teclado del tamaño de una cuarta parte. Si tardan más de 10 segundos en hacerlo, van a sacar su teléfono. Y un teléfono hará todas esas cosas mejor que un reloj.
Los potentes procesadores y la conectividad exigen baterías más grandes y pantallas más grandes, haciéndolas voluminosas y poco atractivas. Sin embargo, los fabricantes siguen probando ese camino para el futuro de los smartwatches. Los últimos relojes Samsung Gear S3, por ejemplo, son más grandes y más masculinos. Samsung ha decidido, al parecer, ir tras la mayor parte de la gente que ya compra smartwatches, en lugar de hacer la categoría más atractiva para los miles de millones de personas que poseen un teléfono inteligente, pero no un smartwatch.
El éxito de los Fitbits (y hace años, los Pebbles) muestra que el mercado de masas quiere algo para rastrear su ejercicio y mostrarles notificaciones. En el futuro, es probable que pueda agregar pagos móviles a esa lista de características principales realmente útiles, convenientes y que ahorran tiempo. Cualquier cosa más que eso, en el mejor de los casos, estará dirigida a públicos mucho más reducidos.

Smartwatch de Sony

El reloj de Apple – seguramente el “smartwatch” más exitoso ahora mismo – no se vende debido a su funcionalidad como wearable, sino debido a su diseño. La marca de Apple, y el ángulo de moda + fitness han triunfado desde el año pasado.
Lo que me gustaría ver en el futuro de los smartwatches es menos perseguir las características y más un enfoque en la funcionalidad para hacerlos mucho más usables y útiles. La probabilidad de que eso suceda es discutible – Android Wear parece estar en una trayectoria opuesta en este momento, al igual que la plataforma de Samsung Gear.
Pero tal vez, con el tiempo, los fabricantes empiecen a recordar lo que hizo que los smartwatches saltasen al mercado. Y eso no es otra cosa que un dispositivo pequeño, cómodo y sencillo de usar. Ojalá veamos algo así en el futuro de los smartwatches.