El futuro de los smartwatches: ¿son necesarios? ¿van a sobrevivir?

El futuro de los smartwatches pasa por un enfoque “menos es más”. Hay muchas voces críticas que dicen que son un gadget innecesario. En este artículo intentaremos analizar el futuro de los smartwatches.
Una de las muchas víctimas de 2016 fue Pebble – el primer smartwatch “mainstream”, si existe tal categoría. Para muchos de nosotros que vivimos y respiramos la tecnología móvil, el Pebble original era un dispositivo revelador – una computadora pequeña, relativamente elegante y usable que nos liberaba de la comprobación del teléfono móvil.

Smartwatch del futuro

Así como el correo electrónico en el bolsillo fue el concepto que empujó a los primeros teléfonos inteligentes, las notificaciones en la muñeca, se pensaba que generaría una nueva necesidad. Tal fue el impacto de ese smartwatch que más de 1 millón de unidades se vendieron en sus primeros 18 meses.
El Pebble original era grande debido a su simplicidad – una calidad smartwatches modernos han olvidado completamente. Hizo pocas cosas, pero las hizo bien. Sin embargo, parece que la industria en general, viendo la trayectoria que los smartphones habían tomado, quería desarrollar smartwatches en la misma línea – más poder de computación, pantallas más grandes y mejores, más funcionalidad.
En el inicio de 2017, es obvio que ese enfoque ha fracasado – los consumidores no quieren smartwatches en la forma en que hoy existen. Eso se refleja en el estado de Android Wear que no ha recibido una actualización significativa en más de un año. Incluso Motorola, fabricante del sumamente elogiado Moto 360, está saliendo del juego de los smartwatches.

Smartwatch LG

Sin embargo, Google continúa desarrollando Android Wear en esas líneas impopulares. En Wear 2.0, habrá una tienda de aplicaciones basada en relojes, un pequeño teclado y una rueda gigante de aplicaciones para desplazarse. Lo que sugiere que en el futuro de los smartwatches Android seguirán persiguiendo a los teléfonos de hoy en términos de funcionalidad.
La gente no quiere botones minúsculos y texto apenas legible. No quieren garabatear mensajes de texto en un teclado del tamaño de una cuarta parte. Si tardan más de 10 segundos en hacerlo, van a sacar su teléfono. Y un teléfono hará todas esas cosas mejor que un reloj.
Los potentes procesadores y la conectividad exigen baterías más grandes y pantallas más grandes, haciéndolas voluminosas y poco atractivas. Sin embargo, los fabricantes siguen probando ese camino para el futuro de los smartwatches. Los últimos relojes Samsung Gear S3, por ejemplo, son más grandes y más masculinos. Samsung ha decidido, al parecer, ir tras la mayor parte de la gente que ya compra smartwatches, en lugar de hacer la categoría más atractiva para los miles de millones de personas que poseen un teléfono inteligente, pero no un smartwatch.
El éxito de los Fitbits (y hace años, los Pebbles) muestra que el mercado de masas quiere algo para rastrear su ejercicio y mostrarles notificaciones. En el futuro, es probable que pueda agregar pagos móviles a esa lista de características principales realmente útiles, convenientes y que ahorran tiempo. Cualquier cosa más que eso, en el mejor de los casos, estará dirigida a públicos mucho más reducidos.

Smartwatch de Sony

El reloj de Apple – seguramente el “smartwatch” más exitoso ahora mismo – no se vende debido a su funcionalidad como wearable, sino debido a su diseño. La marca de Apple, y el ángulo de moda + fitness han triunfado desde el año pasado.
Lo que me gustaría ver en el futuro de los smartwatches es menos perseguir las características y más un enfoque en la funcionalidad para hacerlos mucho más usables y útiles. La probabilidad de que eso suceda es discutible – Android Wear parece estar en una trayectoria opuesta en este momento, al igual que la plataforma de Samsung Gear.
Pero tal vez, con el tiempo, los fabricantes empiecen a recordar lo que hizo que los smartwatches saltasen al mercado. Y eso no es otra cosa que un dispositivo pequeño, cómodo y sencillo de usar. Ojalá veamos algo así en el futuro de los smartwatches.

Published by

Lucía Gil

Lucía Gil

¡Hola! Soy Lucía, sevillana, estudiante de publicidad y enamorada de la tecnología y las aplicaciones móviles.